Ley Nacional de Protección contra Incendios: una legislación que puede salvar tu vida

Ley Nacional de Protección contra Incendios: una legislación que puede salvar tu vida

Por Maximiliano Wutzke - Especialista en Protección Contra Incendios. CEO de MaxiSeguridad. Presidente de CEMERA (Cámara Argentina de Protección contra Incendios). Secretario de Organización de FECOBA (Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

Hoy en día en Argentina, asistir a un shopping o un recital, puede transformarse en una trampa mortal. Muchos establecimientos comerciales no poseen sistemas de detección o extinción de incendios, y si los tienen, en gran medida no se encuentran con un correcto mantenimiento.

Ahora bien, ¿por qué sucede esto? La razón principal es que el país no cuenta con un Código Nacional de Protección Contra Incendios vigente que regule esta actividad. Aunque se han realizado proyectos parciales, no se aprobó ninguno que abarque toda la Nación.

Desde CEMERA (Cámara Argentina de Protección Contra Incendios) estamos trabajando de manera activa en el desarrollo e implementación de una Ley Nacional, que tendrá un real impacto en todas las provincias y municipios del país.

Pero somos conscientes de que esta compleja situación no se vive solamente en Argentina, sino que afecta a toda Latinoamérica. Entonces, ¿cuántas muertes absurdas más tendrán que producirse para que los funcionarios prioricen este tema en sus agendas?

Lamentablemente, hay suficientes casos que dejan en evidencia la ausencia de tres ejes fundamentales para que este cambio pueda generarse: legislación, concientización y control.

Queda claro que contar con un Código de Incendio que unifique la legislación de todo el país es prioritario para garantizar la seguridad de nuestra comunidad.

Con él podremos alinear los criterios profesionales y exigir que sólo quienes tengan una especialización determinada puedan realizar un proyecto de protección contra incendios. De lo contrario, seguiremos transitando lugares con instalaciones precarias que no protegen a las personas y se convierten en reales bombas de tiempo. 

¿Qué podemos hacer? Aquí, la clave siempre será unirnos. En CEMERA formamos alianzas colaborativas con entidades de diferentes partes del mundo, que trabajan con el mismo ímpetu por la profesionalización de dicha protección.

Al mismo tiempo, llevamos a cabo un plan de regionalización que ayuda a ampliar la nómina de empresas que participan en nuestras actividades, extendiendo así la concientización hacia diferentes regiones del país.

Creamos seis comisiones de trabajo, que se encuentran en constante crecimiento y generan espacios de networking entre empresas del rubro. Se agrupan en Extintores, IFCI, Regionales, Comex y Fabricantes, Seguridad Pasiva, Profesionales y Equipos de Capacitación.

Quiero destacar la participación clave que tuvo CEMERA en la modificación del Código de Edificación de la Ciudad de Buenos Aires, logrando una nueva reglamentación técnica referida a los sistemas de detección y alarma, extinción de agua, riesgos eléctricos y normas de referencia, entre otros tipos de instalaciones. Logramos que sea mucho más dinámico y se nutra de nuevos avances y tecnologías.

Es un orgullo contarles que la Comisión Directiva de CEMERA participa activamente en los comités de normalización de IRAM, expresando su visión y proponiendo avances.

Convertimos a CEMERA en una Cámara activa y dinámica, que busca la mejora continua del rubro, desarrollando gestiones permanentes en defensa del gremio, convocando mesas de diálogo con funcionarios de distintas jurisdicciones y planteando propuestas constructivas para optimizar la normativa vigente.

Solo a través de una clara legislación, los organismos de control tendrán criterios claros y actualizados que definan qué deben exigir, verificar o auditar cuando habilitan algún establecimiento.

Un ejemplo claro en Argentina que demuestra como la negligencia puede causar daños irreparables, es la recordada Tragedia de Cromañón, que tuvo lugar en un boliche de la Ciudad de Buenos Aires y en donde un incendio dejó un saldo de 194 muertos y 1432 heridos, entre jóvenes y adolescentes.

Las pericias demostraron que la mayoría de los matafuegos estaban despresurizados o sin carga, las salidas de emergencia se encontraban cerradas con candado y la habilitación de Bomberos estaba vencida. Con todas estas irregularidades, el establecimiento seguía en funcionamiento.

Este caso marcó un precedente y puso la lupa sobre las deplorables condiciones de otros locales bailables, provocando una ola masiva de controles y clausuras. Pero, insisto, ¿era necesario que esos chicos pagaran con su vida este cambio institucional?

Nos sobran motivos para exigir la inmediata implementación de una Ley Nacional de Protección Contra Incendios. Desde CEMERA, seguiremos trabajando hasta conseguirlo.

 

Referencia Bibliográfica Tragedia de Cromañón:
https://youtu.be/-Lrd_EJIvFc

 

 


  25 de Abril de 2022

 257

Súmese a nuestra comunidad

ASÓCIESE A CEMERA